¿Todos odian a Nik?

Es muy frecuente encontrarse en redes sociales a dibujantes tirandole piedras a Nik. Tratándolo de ladrón y, por lo general, postrando siempre el mismo chiste robado (Busquen chicos, existen muchísimos mas).

Yo sospecho que los robos es una excusa, el motivo real del odio a Nik es otro:

Nik no es uno de «los nuestros».

No es un historietista, ni un ilustrador, ni un dibujante: Es un empresario. Es un tipo de «otro palo » que se quiere camuflar entre nosotros, los artistas de verdad.
Gaturro es una franquicia gigante, tiene libros, una red social para niños, una película, dibujos animados, merchandising de todo tipo…. El tipo no es solo un empresario, es un empresario exitoso.
En síntesis, Creo que odiar a Nik es mas un postureo gremial que una un odio real justificado.

Se lo que están pensando: «Pero no juan, lo odiamos por chorro, no seas boludo!».
Bueno, no discuto lo de boludo. Pero sobre lo otro, no veo a la gente puteando a Liniers:

Liniers quino
Liniers VS Quino
Tute Liniers
Tute le presta chistes a Liniers…

O a Maitena:

Maitena plagio
maitena contra quino

O a Sendra, QUE LE ROBA A NIK:

 Nik fue plagiado
100 años de perdón para Sendra

Si, Nik fue plagiado.

Y estos son solo algunos ejemplos de «coincidencias» entre humoristas gráficos. Si buscan en la web va a encontrar muchos mas.

Porque puteamos a Nik

Putear a Nik no representa ningún reto. Cualquiera puede putearlo para ponersepostura de rebelde. Y no tendra ningun costo: Nadie va a romper lazas para defender a Nik, NADIE.
Todos los demás dibujantes que escuchen (O lean) la puteada se van a encolumnar detrás del puteador para decir cosas como «Si, ¡li ribi a quini! ¡qui hiji di piti!», y de paso darse unos lindos «me gusta» a los comentarios de unos y otros y asi sentirse populares y queridos por unos minutos.

Entonces… ¿Todos queremos a Nik?

No, nadie quiere a Nik. Mas allá de mi «teoría conspiranoica», Nik es un tipo que hace chistes sexistas, racistas y un largo etc. Algunos ejemplos:

Polémica con Tarjeta Naranja

Sube contenido a sus redes sociales quitando la firma de los autores, una actitud realmente despreciable:

Reivindica solapadamente la ultima dictadura militar:

Si roba o no, es casi anecdótico, todos roban. Lo que si debe encender nuestra bronca, es que el tipo sea un sorete.


¿Y en que quedamos?

No me importa nada que tenga que ver con Nik.

Creo que la mejor postura que podemos tener sobre este tema es esa: ser indiferentes. Que no nos importe lo que que hace, no hablar mas de el.
Ya conocen el dicho «La mala publicidad es buena publicidad«, mientras tratan de hacer quedar mal a Nik, solo agrandan su mito. Tenemos que deja de hablar de este tipo por lo menos por dos años. (y me pase dos horas escribiendo de el, que ironico!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio